Historia del tatuaje

¿Y qué harás cuando seas mayor y lleves tatuajes?

Seguro que los tatuajes son una moda, ya pasará.

¿Te resulta familiar escuchar este tipo de frases?

A nosotros sí. Y mucho. Son afirmaciones normales a la hora de decidir que nos queremos tatuar. A mucha gente puede que esto le resulte un impedimento, pues no quieren sentirse rechazados por nadie, mucho menos por su grupo de familia o amigos. 

Pero lo cierto es que el motivo por el que nos tatuamos se remonta a años (o siglos) más atrás.

Si hoy tienes ganas de conocer un poco más sobre el origen de los tatuajes, nuestro maestro de la tinta Al Toccino tiene mucho que contaros.

El origen de los tatuajes: La prehistoria

Podemos decir que los tatuajes fueron creados en la prehistoria, en donde el ser humano comenzó a plasmar en su piel aquello que creía divino o mágico, pensando que le ayudaría frente a las adversidades.

Nuestros antepasados solían tatuarse el animal que más miedo les daba para, de esta manera, evitar posibles encuentros desafortunados con él.

Tatuajes egipcios

Los tatuajes más antiguos de los que se tiene registro se encontraron en una momia llamada Ötzi.

En su cuerpo se encontraron cerca de 61 tatuajes, principalmente líneas.

Encontrar tatuajes en momias era considerado, por aquel entonces, como algo normal y una forma de protección de los fetos en el embarazo.

Hace cerca de 4000 años los egipcios usaban la henna para tatuarse en su piel diferentes símbolos que denotaban su estatus social.

tattoo egipcio

Tatuajes romanos

En la antigua Roma, los tatuajes eran usados para marcar la pertenencia a una secta religiosa, a un dueño (en el caso de la esclavitud) o simplemente para marcar criminales.

Esta costumbre fue adoptada también por el ejército y pueblo romano.

El emperador Constantino, tras la aparición del cristianismo, prohibió los tatuajes ya que desfiguraban lo que estaba hecho a la imagen de Dios.

Tatuajes orientales

En Japón, los tatuajes eran usados para adornar los cuerpos del hombre con Irezumi desde el s. III con fines espirituales. El tatuaje en Japón, en un principio, se fue popularizando cada vez más en los sectores más poderosos hasta llegar finalmente a ser usado por un Emperador japonés, cuyo nombre se desconoce, en el siglo V. El tatuaje, hasta entonces, era usado como ornamento corporal, con el único fin de adornar a los hombres.

Sin embargo, en el período Kofun, todo cambió, y los tatuajes fueron usados para marcar a los criminales en la frente hasta que, se puso de moda el tatuaje por decoración, que era usado para tapar los antiguos tatuajes criminales.

Los tattoos significarían, en el s. XVIII, una muestra de coraje, carácter y lealtad para las pandillas Yakuza.

Tattoos Maoríes

Los tatuajes no siempre han sido percibido por la sociedad como muestra de status social bajo o criminal. En Nueva Zelanda los tatuajes eran percibidos como muestra de un estatus social alto.

Las tribus maoríes solían llenarse la cara de tattoos, representando para estos información personal muy específica o, por llamarlo de alguna manera, un código de barras personal.

Actualidad: Tatuajes Modernos

En la actualidad, el motivo de la resurrección de los tatuajes se debe a la publicidad y a la importancia percibida por algunas personas que influyen en la masa, más que por su propio valor intrínseco.

Como has podido comprobar, han sido varias las culturas de todo el mundo que se realizaban tatuajes.

Como en casi todo, también hubo épocas y tribus en el que el tatuaje era concebido como algo de bajo estatus social, llegando incluso a ser castigado por algunos entes religiosos.

Sin embargo, habrá temporadas en que lo que sea se “lleve más”, otras en los que no todo el mundo se quiere hacer tatuajes (o incluso se los quite), pero la historia siempre permanecerá ahí.

¿Estamos viviendo un boom de los tatuajes? O simplemente, ¿han desaparecido aquellos tabúes?

Sea lo que sea, si tienes ganas de tatuarte, hazlo.

Si no sabes bien el qué, aquí tienes algunas ideas.

¡Esperamos que os gusten y nos vemos pronto! Besos de Mousy.

WhatsApp ¡Reserva YA!